Las chufas de comercio justo: ¿qué es el certificado Fair Trade?

La inclusión de las chufas en los certificados de Fair Trade conlleva el cumplimiento de valores como la responsabilidad social y ambiental, el comercio justo, el respeto al consumidor y el cumplimiento de unas reglas de composición y etiquetado, entre otros estándares.

En la actualidad, se ha realizado una revisión del programa de certificación, de modo que se ha dividido en:

  • Certificado de Responsabilidad Social de la Empresa.
  • Certificado de Comercio Justo y Cadenas de Suministro Responsable.

Su objetivo es fomentar las relaciones de comercio justas, de modo que se vayan logrando los objetivos de un beneficio sostenible para las personas, tanto trabajadores como consumidores, y el cuidado de las condiciones ambientales.

Vida saludable y Certificación de Comercio Justo

El consumidor tiene derecho a conocer el origen del producto y si este ha cumplido con unos requisitos y estándares, en los que, tanto al trabajador como en toda la cadena de producción, se garantizan unos mínimos de calidad.

Esto hace que pueda elegir libremente si adquiere ese producto o no. Mantener una vida saludable requiere una cooperación entre los trabajadores, las empresas, las cadenas de producción y distribución y el consumidor final.

El Certificado Fair Trade garantiza:

  • Remuneración justa para trabajadores y productores de los países o zonas de origen del producto.
  • Un seguimiento, a lo largo del tiempo, sobre los Proyectos de Comercio Justo, para que cada vez se expandan más.
  • Un marco de referencia para las empresas incluidas en el comercio justo.
  • Un incentivo para aquellas empresas que actúen de manera responsable tanto con los trabajadores como en lo tocante al medio ambiente.
  • Una oferta amplia para los consumidores de productos incluidos en el comercio justo, de manera que puedan decidirse por estos e influir en la retroalimentación de este tipo de comercio.
  • La oferta de productos que garantice una vida sana (productos naturales para el consumidor final).

¿Cómo se obtiene este certificado?

Todo aquel que desee formar parte de esta nueva concepción sobre el comercio debe ser productor o parte del proceso de comercialización y distribución de los siguientes tipos de productos:

  • Productos naturales, como los cultivos. Por ejemplo: chufa, plantas silvestres, ganadería, apicultura, sal marina o acuicultura. Pero hay excepciones. La minería o las especies amenazadas quedan fuera de este certificado.
  • Todos aquellos materiales que se usan en la artesanía, pero no provengan de especies amenazadas y metales no reciclados o sean peligrosos. Tampoco pueden ser materiales que provengan de restos arqueológicos o históricos.

El Certificado Fair Trade equivale a otras certificaciones existentes en el mundo, siempre que estas se basen en el cumplimiento de los mismos estándares y regulaciones legales. Por ejemplo, respecto a los derechos de los trabajadores, se debe cumplir la regulación de la OIT.

¿Cuáles son los requisitos para ser incluido?

Se somete a la cadena de Control de Fair Trade el fabricante o importador del país que consume el producto y/o el comerciante o fabricante del país de origen del producto.

Para ello, deben pasar inspecciones periódicas, como operadores Fair. Esta certificación cubre los siguientes aspectos:

  • Certificación de la producción: se realizan la inspección y el seguimiento en la producción, el procesamiento y la comercialización.
  • Certificación de las operaciones de comercio y manejo del producto: se refiere al comprador de comercio justo y al que realiza el proceso de intermediario, así como al propietario último de la marca.

Dentro del marco de desarrollo de esta estrategia de Comercio Justo, se pretende apoyar a los productores de países del Sur o menos desarrollados; pero también a los pequeños productores agrícolas del llamado "Primer Mundo", que cada vez están más marginados.

Vida sana y vida saludable: la chufa

Las chufas son conocidas en España, ya que con ellas se elabora la horchata; una bebida altamente saludable y que, actualmente, sustituye a la leche en las dietas de las personas intolerantes a la lactosa.

En Valencia, donde esta planta se cultiva en más de 485 hectáreas, ha recibido el certificado de Denominación de Origen. Sin embargo, este cultivo mantiene la economía de muchas familias de África. En países como Níger, Mali y Burkina Faso, se producen alrededor de 10.000 toneladas de chufa al año.

Existen empresas en Valencia que la importan de estos países para exportar el producto al resto del mundo, dado que la producción de Valencia es consumida, casi en su totalidad, en esta misma tierra.

Por tanto, las chufas, incluidas en el marco del Comercio Justo, son unos productos con clara trazabilidad, desde su producción u origen hasta su venta y comercialización. Toda la cadena garantiza un pago justo a sus trabajadores y el producto, en origen, es cultivado siguiendo los protocolos de sostenibilidad del medio ambiente. En definitiva, Comercio Justo y vida saludable van de la mano.

No hay comentarios.

Agregar comentario