Preguntas frecuentes sobre las chufas

Las chufas le encantan a casi todo el mundo ya que tienen un sabor que es difícil de olvidar, además se pueden utilizar para hacer todo tipo de productos variados, como la horchata o la cerveza de chufa.

Si has llegado aquí, quizás seas un apasionado de las chufas o alguien que quiera conocer más a fondo este producto culinario. Si buscas información sobre las chufas has llegado al lugar indicado porque a continuación vamos a resolver las dudas más frecuentes que existen en torno a ellas.

Conoce a la chufa

¿Qué son las chufas?

Las chufas son unos tubérculos muy populares en diversas partes del mundo, como Europa, África y Asia. Tiene forma aovada, son de color marrón por fuera y blanco por dentro, teniendo un tamaño parecido a un garbanzo o una avellana. Se extraen de la raíz de la planta herbácea cyperus esculentu, que es comestible.
Se han encontrado chufas en sarcófagos egipcios que se remontan a las primeras dinastías de hace más de 4000 años. En la actualidad su uso esta muy extendido, principalmente en el campo de la repostería, tanto tradicional como de alta cocina. Aunque su uso más conocido es para fabricar horchata. Para ello se trituran las chufas, se dejan macerar y se pasan por un colador. Se sirve fría principalmente en verano, pero se puede tomar en cualquier época del año.
Son unos tubérculos con una gran variedad de usos, ya que además de sus propiedades culinarias, pueden ser utilizados para la fabricación de cosméticos ecológicos y la producción de combustible biodiesel.

¿A qué saben las chufas?

Tienen un sabor ligeramente dulce y almidonado, que deja un gusto agradable que se queda en el paladar. El secreto de su sabor es la mezcla entre grasa y almidón, que al secarse se convierte en azúcar. Además tienen un aroma bastante característico y deleitable, muy apreciado entre los amantes de la horchata.
Gracias a su característico sabor se utiliza para hacer todo tipo productos culinarios, desde la horchata antes mencionada, pasando por cervezas, harinas y aceites. Se puede utilizar tanto en repostería tradicional como en alta repostería, ya que aporta a los postres un toque de su inconfundible dulce. Teofraso, un filósofo griego de la antigüedad, que además es considerado el padre de la botánica, en su obra Historia de las Plantas define la chufa como un manjar exquisito.

La chufa...¿es un fruto seco?

Aunque a primera vista pueden parecer frutos secos, las chufas son tubérculos, al igual que las patatas y los boniatos. Por tanto es apta para personas alérgicas a los frutos secos y pueden ser consumidas sin ningún tipo de problema. Las alergias a este tipo de alimento son extremadamente raras, ya que las chufas son un comestible hipoalergénico. Tampoco contienen gluten ni lactosa, por lo que puede ser consumidas sin riesgo por personas celíacas e intolerantes a la lactosa.
La leche de chufa puede ser la solución ideal para todas aquellas personas alérgicas a la leche de vaca u otras leches vegetales compuestas por frutos secos como almendras.

¿Las chufas engordan?

Estos tubérculos son ricos en hidratos de carbono, por lo que depende de cuanto consumas. Por poner un ejemplo, 10 gramos de chufas contienen 40 calorías, por lo que consumirlas en exceso puede provocar que aumentes de peso. Aunque si controlas su consumo, no tendrás problemas.
De todas maneras si estás de dieta, es una forma fenomenal de saciar el apetito con un producto vegetal. Ayuda a digerir los alimentos, por lo que puede ser una opción estupenda para aquellas personas que tienen problemas de digestión y de estómago. Mejora el estado de la flora intestinal, que es importante para cuidar el estado de salud de nuestro organismo.
Igualmente tienen una gran variedad de nutrientes diferentes, como ácidos grasos parecidos a los del aceite de oliva y puede ayudar a prevenir enfermedades como la hipertrigliceridemia, arteriosclerosis e hipercolesterolemia. Se pueden integrar sin problema en dietas mediterráneas, que en conjunto con las verduras, el pescado, las legumbres, las carnes blancas y los cereales proporcionan una dieta equilibrada y sana.
Otra propiedad interesante es que reducen el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Su uso está indicado para madres gestantes, niños, adolescentes y vegetarianos por la gran cantidad de nutrientes que aportan. Poseen más hierro que la leche de vaca, que es un mineral esencial que ayuda en la formación de la hemoglobina y los glóbulos rojos.

¿Cómo es la planta de la chufa?

La planta herbácea de la chufa se llama Cyperus esculentus, aunque se conoce comúnmente como juncia avellanada. Estas plantas son de hoja perenne y suelen medir entre 40 y 50 centímetros, pero pueden llegar hasta los 90 centímetros. Posee un sistema radicular del que parten raíces en cuyos extremos se forman los tubérculos.
Es un tipo de maleza que a menudo puede confundirse con hierba común. En las raíces tiene los tubérculos que varían de color entre el marrón, el negro y el amarillo. Las condiciones más adecuadas para su desarrollo son los suelos arenosos y húmedos dentro de un clima templado. Durante el invierno, cuando las temperaturas bajan, la planta muere, pero los tubérculos sobreviven y vuelven a brotar en primavera.

¿Cómo se produce la chufa?

Cultivar chufas puede estar al alcance de cualquiera, ya que son un tipo de planta que sobrevive a diferentes condiciones climáticas extremas. Crecen con bastante facilidad, sobretodo si hay abundancia de agua. A continuación te vamos a dar las pautas básicas para su cultivo.
En primer lugar se debe elegir el lugar donde llevar a cabo la siembra. Lo más recomendable es elegir un terreno arenoso y húmedo que se encuentre en suelo llano.
En el terreno se lleva a cabo la separación en crestas para favorecer el riego. La separación suele ser de aproximadamente 60 centímetros para favorecer el riego. La distancia entre semillas suele ser de entre 15 y 20 centímetros.
La época más adecuada para plantarla es durante los meses de abril y mayo. Durante los meses de verano crecen de forma más rápida. La cosecha se realiza durante los meses de noviembre y diciembre.
La planta soporta condiciones adversas como inundaciones y sequías, pero no toleran una alta salinidad en el terreno.
A la hora de cosechar las chufas hay diferentes métodos. Existen métodos industriales, utilizando máquinas especializadas para esta tarea. Aunque si quieres recogerlas de forma manual, lo más recomendable extraerlas de forma cuidadosa y tras ello lavarlas de forma escrupulosa para eliminar los restos de arena y piedras.
Por último se secan al sol o en cámaras especiales durante tres meses. Para realizar un secado adecuado es recomendable girar las chufas todos los días. Esto garantiza un secado uniforme que proporcionará a las chufas una calidad única.

¿Por qué se seca la chufa después de cosecharla?

El secado es una de las partes clave del proceso, ya que se debe reducir la humedad para evitar las infecciones bacterianas, los hongos y la pudrición. El nivel de humedad se monitorea durante esta parte del proceso, ya que tiene que descender del 50% al 11%. Durante el secado el contenido de azúcar tiende a aumentar y el contenido en almidón tiene a reducirse, proporcionándole el sabor único que la caracteriza.
Este proceso se tiene que llevar a cabo de manera conveniente para que se propicien las reacciones químicas que le proporcionarán el sabor adecuado y la calidad necesaria. Sin un buen secado, las chufas simplemente no tendrían ese toque especial.

¿Cuánto tiempo se pueden conservar las chufas secas?

Una vez se han recogido las chufas y están secadas, se pueden mantener durante largos periodos de tiempo sin que caduquen. En un lugar bien ventilado puede aguantar perfectamente hasta dos años. La ventilación es muy importante ya que evita que el producto pierda sus propiedades. No se deben cubrir con plástico y se debe tener control sobre insectos como el gargajo. Hay que tener especial cuidado durante épocas como el verano o en zonas de elevado calor.

¿Hay otros nombres para la chufa?

La chufa al ser un alimento bastante extendido, tiene una gran variedad de nombres según la zona en la que te encuentres. En diversas zonas de Andalucía como Málaga o Cádiz se le conoce como alcatufa. En Venezuela se le llama corozillo. También se conoce por otros nombres como chufla, chufleta, cochufa, junco dulce, abelasia, castañuela y juncia comestible.
Quizás te interese saber que tanto en catalán como en valenciano se dice xufa y en euskera Zerri-patata. En gallego se dice chufa al igual que en español. Como curiosidad, en inglés se conocen como tiger nuts.

-Cómo plantar y cultivar la chufa

Como has podido comprobar las chufas son un alimento de gran importancia, fácil de cosechar y bastante nutritivo. Existen una gran variedad de productos hechos con chufa que seguramente disfrutarás, por lo que te animamos a probarlos si tienes la posibilidad. Por último darte las gracias si has llegado hasta aquí y esperamos que estas respuestas te hayan resultado interesantes.